Vel iniquissiman pacem iustissimo bello anteferrem


Decía Teresa de Calcuta que la Paz empieza con una mirada. En este gesto tan sutil y humano se hace presente en el tú a tú, en la más cotidiana cercanía, de forma poderosa: quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación.
La Paz requiere acción y compromiso. Compromiso con los seres más cercanos, acción para materializarla, sobre todo, en la vida de los demás.





Eso es lo que queremos para el Día de la Paz en el “Torre del Prado”:
  • Transmite la paz desde la mirada, a todos los que te rodean.
  • Regálales una sonrisa.
  • Recíbelos con respeto y cariño (hola, saluda).
  • Deséales lo mejor ( buen día,…).
  • Comparte tu espacio con todos, (el mundo no te pertenece solo a ti).
  • Agradece (gracias,…).
  • Habla desde el afecto, sin rencor.
  • Responde valorando las preguntas.
  • Cumple tu trabajo y obligaciones: son tu propio regalo.
  • Ayuda y déjate ayudar.
  • Aprecia lo bueno de cada uno: sé positivo con los demás.
  • Despide con alegría y esperanza (adiós, hasta pronto…).

Haz de estos principios tu compromiso activo por la PAZ