Inicio arrow Departamentos arrow Música arrow Currículo de Música
Currículo de Música PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Torremúsica   

Proyecto curricular de música.Andalucía. Ed. Alhambra

1. La música en la Educación Secundaria Obligatoria

La música, como bien cultural y como lenguaje y medio de comunicación no verbal, constituye un elemento de valor incuestionable en la vida de las personas. En la actualidad, vivimos en un contacto permanente con la música, sin duda, el arte más poderosamente masivo de nuestro tiempo. El desarrollo tecnológico ha ido modificando considerablemente los referentes musicales de la sociedad por la posibilidad de una escucha simultánea de toda la producción musical mundial a través de los discos, la radio, la televisión, los juegos electrónicos, el cine, la publicidad, Internet, etc. Ese mismo desarrollo tecnológico ha abierto, a su vez, nuevos cauces para la interpretación y la creación musical, tanto de músicos profesionales como de cualquier persona interesada en hacer música.

Desde esta perspectiva, el currículo de Música para la Educación Secundaria Obligatoria pretende establecer puntos de contacto entre el mundo exterior y la música que se aprende en las aulas, estableciendo los cauces necesarios para estimular en el alumnado el desarrollo de la percepción, la sensibilidad estética, la expresión creativa y la reflexión crítica, llegando a un grado de autonomía tal que posibilite la participación activa e informada en diferentes actividades vinculadas con la audición, la interpretación y la creación musical.

Al carácter más global que el área de Educación Artística presenta en la Educación Primaria, sucede en esta etapa una aproximación más diferenciada y analítica. Esto se corresponde con las características evolutivas del alumnado, en un momento en que su capacidad de abstracción experimenta un desarrollo notable. Esta diferenciación no impide, sin embargo, que la materia se siga articulando en torno a dos ejes fundamentales, percepción y expresión, vinculados, a su vez y de forma directa, con la adquisición de una cultura musical básica y necesaria para todos los ciudadanos.

La percepción se refiere en esta materia al desarrollo de capacidades de discriminación auditiva, de audición activa y de memoria comprensiva de la música, tanto durante el desarrollo de actividades de interpretación y creación musical como en la audición de obras musicales en vivo o grabadas.

Por su parte, la expresión alude al desarrollo de todas aquellas capacidades vinculadas con la interpretación y la creación musical. Desde el punto de vista de la interpretación, la enseñanza y el aprendizaje de la música se centran en tres ámbitos diferenciados pero estrechamente relacionados: la expresión vocal, la expresión instrumental y el movimiento y la danza. Mediante el desarrollo de estas capacidades se trata de facilitar el logro de un dominio básico de las técnicas requeridas para el canto y la interpretación instrumental, así como los ajustes rítmicos y motores implícitos en el movimiento y la danza. La creación musical remite a la exploración de los elementos propios del lenguaje musical y a la experimentación y combinación de los sonidos a través de la improvisación, la elaboración de arreglos y la composición individual y colectiva.

El tratamiento de los contenidos que integran estos dos ejes debe hacerse teniendo en cuenta que, en la actualidad más que en otras épocas, la música es uno de los principales referentes de identificación de la juventud. El hecho de que el alumnado la sienta como propia constituye, paradójicamente, una ventaja y un inconveniente en el momento de trabajarla en el aula: ventaja, porque el valor, así como las expectativas y la motivación respecto a esta materia son elevadas; inconveniente, porque el alumnado, al hacerla suya, posee sesgos confirmatorios muy arraigados.

La presencia de la música en la etapa de Educación Secundaria Obligatoria debe considerar como punto de referencia el gusto y las preferencias del alumnado pero, simultáneamente, debe concebir los contenidos y el fenómeno musical desde una perspectiva creativa y reflexiva, intentando alcanzar cotas más elevadas de participación en la música como espectador, intérprete y creador.


2. Objetivos

2.1. Objetivos de la Educación Secundaria Obligatoria

La Educación Secundaria Obligatoria contribuirá a desarrollar en los alumnos y alumnas capacidades que les permitan lo siguiente:

a) Asumir responsablemente sus deberes, conocer y ejercer sus derechos en el respeto a los demás, practicar la tolerancia, la cooperación y la solidaridad entre las personas y grupos, ejercitarse en el diálogo afianzando los derechos humanos como valores comunes de una sociedad plural y prepararse para el ejercicio de la ciudadanía democrática.

b) Desarrollar y consolidar hábitos de disciplina, estudio y trabajo individual y en equipo, como condición necesaria para una realización eficaz de las tareas del aprendizaje y como medio de desarrollo personal.

c) Valorar y respetar la diferencia de sexos y la igualdad de derechos y oportunidades entre ellos. Rechazar los estereotipos que supongan discriminación entre hombres y mujeres.

d) Fortalecer sus capacidades afectivas en todos los ámbitos de la personalidad y en sus relaciones con los demás, rechazar la violencia, los prejuicios de cualquier tipo o los comportamientos sexistas y aprender a resolver pacíficamente los conflictos.

e) Desarrollar destrezas básicas en la utilización de las fuentes de información para, con sentido crítico, asimilar nuevos conocimientos.

f) Adquirir una preparación básica en el campo de las tecnologías, especialmente las de la información y la comunicación.

g) Concebir el conocimiento científico como un saber integrado, que se estructura en distintas disciplinas, así como conocer y aplicar los métodos para identificar los problemas en los diversos campos del conocimiento y de la experiencia.

h) Desarrollar el espíritu emprendedor y la confianza en sí mismos, la participación, el sentido crítico, la iniciativa personal y la capacidad para aprender a aprender, planificar, tomar decisiones y asumir responsabilidades.

i) Comprender y expresar con corrección, oralmente y por escrito, en lengua castellana y, si la hubiere, en la lengua cooficial de la comunidad autónoma, textos y mensajes complejos, e iniciarse en el conocimiento, la lectura y el estudio de la literatura.

j) Comprender y expresarse en una o más lenguas extranjeras de manera apropiada.

k) Conocer, valorar y respetar los aspectos básicos de la cultura y la historia propias y de los demás, así como el patrimonio artístico y cultural.

l) Conocer y aceptar el funcionamiento del propio cuerpo y el de los otros, respetar las diferencias, afianzar los hábitos de cuidado y salud corporales e incorporar la educación física y la práctica del deporte para favorecer el desarrollo personal y social. Conocer y valorar la dimensión humana de la sexualidad en toda su diversidad. Valorar críticamente los hábitos sociales relacionados con la salud, el consumo, el cuidado de los seres vivos y el medio ambiente, contribuyendo a su conservación y mejora.

m) Apreciar la creación artística y comprender el lenguaje de las distintas manifestaciones artísticas, utilizando diversos medios de expresión y representación.

2.2. Objetivos del área de Música en Educación Secundaria Obligatoria

La enseñanza de la música en esta etapa tendrá como objetivo el desarrollo de las siguientes capacidades:

a) Utilizar la voz, el cuerpo, objetos, instrumentos y recursos tecnológicos para expresar ideas y sentimientos, enriqueciendo las propias posibilidades de comunicación y respetando otras formas distintas de expresión.

b) Desarrollar y aplicar diversas habilidades y técnicas que posibiliten la interpretación -vocal, instrumental y de movimiento y danza- y la creación musical, tanto individuales como en grupo.

c) Escuchar una amplia variedad de obras, de distintos estilos, géneros, tendencias y culturas musicales, apreciando su valor como fuente de conocimiento, enriquecimiento intercultural y placer personal, e interesándose por ampliar y diversificar las preferencias musicales propias.

d) Reconocer las características de diferentes obras musicales como ejemplos de la creación artística y del patrimonio cultural, reconociendo sus intenciones y funciones y aplicando la terminología apropiada para escribirlas y valorarlas críticamente.

e) Utilizar de forma autónoma diversas fuentes de información -medios audiovisuales, Internet, textos, partituras y otros recursos gráficos- para el conocimiento y disfrute de la música.

f) Conocer y utilizar diferentes medios audiovisuales y tecnologías de la información y la comunicación como recursos para la producción musical, valorando su contribución a las distintas actividades musicales y al aprendizaje autónomo de la música.

g) Participar en la organización y realización de actividades musicales desarrolladas en diferentes contextos, con respeto y disposición para superar estereotipos y prejuicios, tomando conciencia, como miembro de un grupo, del enriquecimiento que se produce con las aportaciones de los demás.

h) Comprender y apreciar las relaciones entre el lenguaje musical y otros lenguajes y ámbitos de conocimiento, así como la función y significado de la música en diferentes producciones artísticas y audiovisuales y en los medios de comunicación.

i) Elaborar juicios y criterios personales, mediante un análisis crítico de los diferentes usos sociales de la música, sea cual sea su origen, aplicándolos con autonomía e iniciativa a situaciones cotidianas y valorando la contribución que la música puede hacer a la vida personal y a la de la comunidad.

j) Valorar el silencio y el sonido como parte integral del medio ambiente y de la música, tomando conciencia de los problemas creados por la contaminación acústica y sus consecuencias.



3. El alumnado de Educación Secundaria Obligatoria

Aspectos psicoevolutivos generales

Los alumnos que cursan Educación Secundaria Obligatoria se encuentran en el periodo de preadolescencia y adolescencia, momento en el que se ha producido el cambio fisiológico que va dejando atrás sus cuerpos de niño. Esto les obliga a adaptarse a su nuevo aspecto y a su futuro papel de adultos, con el que definen su identidad y su posición de cara a la sociedad. La labor del educador será respetar y apoyar la evolución armónica de este delicado momento, en el que se da la transición entre la niñez y la vida adulta.

Desarrollo intelectual

En estas edades se desarrollan nuevas habilidades de razonamiento lógico, de pensamiento más abstracto, hipotético, reflexivo. Los alumnos y alumnas van tomando poco a poco conciencia de un mundo interior propio. Analizan, reflexionan sobre su realidad y sus sentimientos en un proceso mediante el cual identifican su personalidad. Aunque intelectualmente están llegando a su punto más alto, esto no va acompañado de una seguridad en sí mismos, sino que por el contrario se sienten indecisos, tímidos e inestables, por lo que fluctúan entre temporadas en las que permanecen silenciosos, retraídos y desganados y otras en las que se comportan de forma extrovertida y activa.

Cambios físicos e imagen corporal

El adolescente percibe su nuevo cuerpo como algo extraño, porque difiere de su anterior imagen corporal. La transformación física, que comienza en torno a los once años y continúa hasta los dieciocho o diecinueve, es un largo proceso de cambios para lograr la madurez física y sexual característica del propio cuerpo en la época juvenil. Conlleva fuertes consecuencias en el chico y la chica: ha de reconocer y apropiarse de un nuevo cuerpo, dominarlo a nivel funcional y asumirlo psicológicamente. El proceso es diferente en los chicos y en las chicas y también influye la procedencia social, económica y étnica. El adolescente tiende a compararse con sus compañeros y, sobre todo, con la imagen que tiene como ideal y que varía enormemente en función de las épocas y las modas. En el caso de los chicos, su desconcierto se acentúa, además, por los problemas derivados de la muda de la voz.



La independencia como búsqueda de identidad

En este periodo se pasa de la dependencia de la niñez a la aspiración de independencia. En este proceso de autoafirmación el adolescente se distancia de los adultos, especialmente de los padres y profesores, critica su modo de ser, la forma en que es tratado, la sensación de no ser comprendido, la actitud cerrada ante todo lo nuevo, las restricciones que se le imponen. Se trata de una autoafirmación mediante la oposición al entorno.

Idealismo y necesidad de nuevos modelos

Existe en estas edades una tendencia al idealismo. Quieren crear un mundo ideal a su medida, ya que el que les presenta el adulto les parece muy limitado y definido. Sus héroes e ídolos ya no son personas cercanas (padres, profesores, etc.), sino figuras lejanas (cantantes, actores, deportistas, etc.), o bien crean sus propios ideales de invención personal.

Autoafirmación personal a través del grupo

La amistad ocupa un papel importante en la vida del adolescente: los amigos son un sustituto de la familia que proporciona estimulación, empatía, pertenencia, participación e incluso gregarismo. Sienten la necesidad de comunicar sus propias ideas y experiencias y exigen una amistad exclusiva. En el grupo de amigos se busca el apoyo y el reconocimiento necesarios para conseguir seguridad. Rechazan la presencia del adulto para poder afianzar más su propia personalidad y suelen ser reservados con el fin de preservar su intimidad.

El papel de la música en la vida de los adolescentes

La música siempre ha desempeñado un papel importante en el aprendizaje y la cultura, pudiendo llegar a influir en costumbres y emociones. Forma parte de la tradición de un país o región (sardanas, sevillanas, tangos...) o de un organismo cultural (tunas universitarias...). En numerosas circunstancias, la música se convierte en verdadera protagonista (el villancico en Navidad, un vals como primer baile en una boda, las isas en una romería canaria...), pudiendo serlo también los propios intérpretes (Plácido Domingo, los Sabandeños...) o sus mismos autores (Mozart, Beethoven, Vivaldi...). En la música popular moderna, a partir de los años cincuenta, el rock and roll entró a formar parte de la historia de mano de su intérpretes más aplaudidos (Elvis Presley, The Beatles The Rolling Stones...).

Pero es ahora, más que en otras épocas, cuando el adolescente vive envuelto en sonidos musicales. La música es a menudo su compañía constante. Desempeña un papel importante en la socialización y en la formación de su personalidad, y se ha convertido en un símbolo de su búsqueda de identidad y autonomía. Utilizan la música como refuerzo de identificación con su grupo de iguales, como vehículo de su rebeldía contra lo convencional, para ayudarles a establecer una identidad separada de la de sus padres o simplemente para relajarse, entretenerse o evitar el sentimiento de soledad. Escuchar música y ver vídeos musicales son dos de las actividades de ocio más importantes durante la adolescencia. Nuestros alumnos y alumnas escuchan música desde que se levantan hasta que se acuestan, e incluso muchos de ellos duermen con música. La oyen como acompañamiento en la ducha, mientras hacen los deberes o ayudan en las tareas de casa, cuando van en metro, en autobús, en coche, en la moto a través de los cascos, o mientras ven la televisión y hablan con los amigos.

El educador debe ser consciente de aspectos que afectan enormemente a los alumnos en relación con su experiencia musical. Uno de ellos es que estamos inmersos en la sociedad del cambio, unos cambios que se suceden a una velocidad meteórica y sorprenden al mismo adolescente. «Como no me gusta, lo cambio», es su forma de pensamiento habitual. En consecuencia, no saben esperar, han visto menguada su capacidad de frustración y, por supuesto, no soportan el aburrimiento. Esto conlleva el riesgo de mirar sin ver y escuchar sin oír. Sus gustos musicales, al igual que en la ropa, e incluso las formas de pensar o de convivir, están supeditados a las modas que marcan los medios de comunicación. El tiempo libre o tiempo de ocio con música ha llegado a incorporarse a la vida juvenil como algo habitual, tanto en el ámbito privado del hogar, como en la cada vez más temprana iniciación a las salidas nocturnas del fin de semana, en las que la música se mezcla con el tabaco o el alcohol. Disfrutan con numerosos tipos de música: alternativa, clásica, folclórica, heavy-metal, jazz, rap, rock, pop, electrónica, salsa, grunge, house, techno, entre otros.

Los vídeos musicales se han convertido en una forma de comunicación persuasiva, que influye en la cultura de los consumidores y ha alterado los hábitos de los adolescentes, que son su principal audiencia, respecto a la forma de ver la televisión, de escuchar música y de comprar discos. Son usados por los productores de televisión para ganar audiencia y por los productores de discos para vender música. Hay dos tipos de vídeos musicales. En un «vídeo de actuación» el grupo canta su tema en un concierto o en un estudio. El «vídeo concepto» desarrolla una historia paralela a la canción, que puede añadir o no algo a la letra. A pesar de que los «vídeos actuaciones» pueden ocasionalmente ser chocantes, no suelen tener gran impacto negativo. Más bien son los «vídeos conceptuales» los que han sido criticados por promover la violencia e incitar al sexo. Por último, no olvidemos que los artistas de música popular desempeñan un papel importante en el desarrollo de los adolescentes, ya que pueden actuar como modelos, llegando a ser idolatrados. Escenas de fanatismo en conciertos, largas esperas de los fans en las puertas de los hoteles donde se hospedan sus ídolos, o la imitación de movimientos y estética son solo unos ejemplos de la influencia que pueden tener.



4. El aula de Música. Recursos y materiales

El aula de Música necesita unos recursos, materiales y espacios específicos. El cuidado y la responsabilidad del buen estado del aula y de los materiales debe ser una finalidad educativa. Sería necesario que el centro dispusiera de un aula espaciosa, insonorizada y aislada de ruidos. En vez de pupitres, es más conveniente utilizar sillas apilables que faciliten los diversos agrupamientos. Respecto a los materiales, se hace necesaria una pizarra pautada, aparatos de reproducción del sonido y de la imagen, atriles plegables y, por supuesto, instrumentos musicales, así como un armario donde guardarlos.

Los instrumentos musicales deben tener una mínima calidad de sonido (afinación y color), que asegure una interpretación digna. Los más numerosos deben ser los de pequeña percusión (parche, madera y metal) -sonajas, rascadores...- y los de láminas, de forma que todos los alumnos puedan disponer de uno de ellos para las interpretaciones. No nos referimos a la marimba y vibráfono profesionales, sino a los pensados para la enseñanza musical: carillones (soprano y alto), metalófonos (soprano, alto y bajo) y xilófonos (soprano, alto y bajo). También es deseable que tengamos instrumentos melódicos, como guitarras, al menos un teclado (piano o piano electrónico) y otros instrumentos que aporten los alumnos individualmente, por ejemplo, la flauta de pico. Es bueno disponer de algún instrumento grave (violonchelo, contrabajo, bajo eléctrico...), utilizado de forma elemental como soporte de bajos, e incluso algún instrumento eléctrico característico de la música moderna. No olvidemos los instrumentos que producen efectos especiales, como el palo de lluvia, el flexatón, los silbatos, la sirena, el cuco y aquellos construidos por los propios alumnos.



5. Planteamientos metodológicos

En este proyecto, los objetivos, contenidos y criterios de evaluación se establecen para la totalidad de la etapa, siendo una propuesta curricular abierta y flexible, dejando libertad al profesor para que adapte, modifique y adecue el método a sus alumnos y al entorno educativo. Es decir, que si bien esta es una secuencia cuidadosamente elaborada, no es un método lineal, ya que los objetivos no se consiguen a través de un único camino trazado, sino de forma global y en función de una situación concreta y de muchas propuestas diferentes. Se trata, por tanto, de una obra abierta que atienda, sobre todo, al desarrollo de las posibilidades expresivas y perceptivas del alumno, que pretende prepararle para la comprensión del hecho sonoro en el mundo actual a partir de la práctica activa y del análisis crítico de la música.

Utilizamos una metodología activa basada en el aprendizaje significativo con un procedimiento recurrente, cíclico o en espiral.

El planteamiento se ha realizado desde un punto de vista global. Las unidades didácticas se elaboran teniendo como base un tema puntual que se relaciona con el área (cantar, bailar, el lenguaje musical, los instrumentos...) o un tema de actualidad o que es especialmente atractivo para los alumnos (música actual, música del cine...). Este tema, relacionado con la música, la cultura y la sociedad, se utiliza como pretexto para trabajar los distintos bloques de contenido marcados por el diseño curricular de Secundaria, de forma que en ningún momento se da una imagen parcial o fragmentada de la música. La base del método es el trabajo con el sonido y su representación en el lenguaje musical por medio de los tres medios de expresión principales: la voz, los instrumentos y el movimiento, su evolución a través del tiempo y su integración en los medios tecnológicos.

Se ha rechazado la teorización excesiva, ya que todos los contenidos se exponen con claridad de forma esquemática, y se da prioridad a las estrategias procedimentales y al desarrollo de actitudes. Es decir, a la práctica activa de la música y al disfrute de la misma desde las funciones de oyente, intérprete y crítico.

Los procedimientos se desarrollan en diferentes ámbitos de aprendizaje:

a) Audioperceptivo: partiendo del sonido y la valoración del silencio, discrimina y ordena la percepción auditiva de los parámetros y elementos de la música.

b) Interpretativo: consiste en la práctica musical vocal, instrumental y de movimiento.

c) Psicomotor: contribuye al desarrollo de conductas motrices relacionadas con la coordinación general, la coordinación práxica, la lateralidad y la percepción espacio-temporal.

d) Creativo o ideativo: se trabaja específicamente la creación y composición musical a partir de la improvisación.

e) Notativo: el lenguaje musical o sistema de códigos mediante los que representamos el sonido está presente como aspecto en el desarrollo de la musicalidad.

f) Analítico y crítico: se estudian, comentan y valoran las producciones que interpretan y escuchan.



El planteamiento del método se ha hecho partiendo de la diversidad cultural del momento en que nos encontramos. Se trabajan específicamente los temas transversales y la atención a la diversidad, no haciendo distinciones entre lenguas, razas, sexos, etc.

Se ha partido del conocimiento psicológico de las edades que nos ocupan en la Educación Secundaria, tanto desde el punto de vista intelectual y afectivo como musical. Por eso, muchos de los compases, tonalidades y ámbitos vocales e instrumentales de piezas musicales a interpretar se han adaptado a sus capacidades.

También se ha considerado el conocimiento sociológico. Se ha adaptado al nivel de conocimientos que marca el currículo de Secundaria, pero también a la realidad de los centros educativos, en los que cada vez existe mayor diversidad de niveles.

Intenta favorecer la construcción de aprendizajes significativos, al relacionar lo que el alumno ya sabe con los nuevos aprendizajes, de forma que estos últimos se integren en su estructura cognitiva. La mayoría de los procedimientos que se plantean deben realizarlos los alumnos por sí mismos, a través de la práctica y apoyados por una motivación interior.

Tiene un enfoque divertido y lúdico, con el objeto de facilitar, de forma amena y fácil, la comprensión de la música en todos sus aspectos, pero no está exento de una seriedad en el aprendizaje. Es muy importante que se favorezca en el aula un clima agradable y de convivencia grata.



6. Contenidos DE EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGaTORIA

Partiendo de estos supuestos y de los dos grandes ejes en los que se articula la materia -percepción y expresión-, los contenidos se distribuyen en bloques. En los contenidos previstos de primero a tercero, el primer bloque –Escucha- se vincula directamente con el eje de percepción, al tiempo que el segundo y el tercero -Interpretación y Creación- lo hacen con el eje de expresión. Por su parte, el cuarto bloque –Contextos musicales- incluye contenidos relacionados con los referentes culturales de las músicas que serán utilizadas en los bloques anteriores, junto a otros que ayudan a conocer mejor el mundo musical actual y el papel de la música en distintos contextos sociales y culturales.



6.1. Capacidades de percepción

El principal recurso del método es la audición musical, entendida esta no solo como una ejemplificación de explicaciones históricas, sino como una actividad debidamente preparada que recurre a diversas estrategias metodológicas. Orienta al alumno hacia la identificación de los elementos integrantes del discurso musical. También pretende informar de las diferentes maneras de emplear la música, la relación que guarda con otros lenguajes artísticos y la función que cumple en la sociedad actual, en la que los avances tecnológicos y el consumismo indiscriminado obligan a que se oriente al alumno a aprender a consumir y a valorar cada música según su estilo y función.

Las capacidades de expresión y percepción del fenómeno musical se aúnan en el lenguaje musical, formado por los códigos musicales, que favorecen el desarrollo de la expresión y comprensión de la música. Sus parámetros y elementos esenciales están presentes en todos los procedimientos y estrategias de intervención didáctica.

6.2. Capacidades de expresión

La expresión vocal y el canto es, junto a la expresión instrumental y el movimiento, uno de los medios esenciales de expresión. La canción tiene un componente musical y semántico extraordinario, por lo que será uno de los contenidos esenciales de la clase de música; puede ser acompañada por los instrumentos y es un magnífico recurso para el movimiento y el desarrollo del trabajo cooperativo.

La expresión instrumental, otro gran recurso de la expresión musical, parte de la consideración del propio cuerpo como instrumento musical y puede realizarse con un instrumento individualmente o mediante la práctica de conjuntos instrumentales. Los instrumentos más habituales son la flauta dulce o de pico, la guitarra, la percusión de láminas, los teclados y la pequeña percusión.

El movimiento y la danza son formas de expresión corporal y al tiempo potencian el desarrollo psicomotor. A través de la danza se experimentan e interiorizan elementos básicos comunes al lenguaje musical y corporal, tales como las nociones espacio-temporales, altura sonora, graduaciones, formas, procesos formales, etc. En las actividades se plantearán danzas tradicionales y populares, formas de danza para piezas instrumentales, representación escénica de canciones, danzas antiguas, modernas, etc. El trabajo de este medio de expresión no está exento de dificultades y el profesor deberá respetar las peculiaridades de cada alumno, su imagen corporal y sensibilidad, para facilitar que se defina y pueda expresarse con el movimiento.

6.3. Tratamiento específico de los bloques de contenido

Crescendo estructura los contenidos de música en Educación Secundaria Obligatoria en los siguientes bloques:

Bloque 1. Apreciación musical

• Aplicación de estrategias de atención, audición interior, memoria comprensiva y anticipación durante la propia interpretación y creación musical.

• Utilización de recursos corporales, vocales e instrumentales, medios audiovisuales y tecnologías, textos, partituras, musicogramas y otras representaciones gráficas para la comprensión de la música escuchada.

• Elementos que intervienen en la construcción de una obra musical (melodía, ritmo, armonía, timbre, textura, forma, tempo y dinámica) e identificación de los mismos en la audición y el análisis de obras musicales.

• Clasificación y discriminación auditiva de los diferentes tipos de voces e instrumentos y de distintas agrupaciones vocales e instrumentales.

• Audición, análisis elemental y apreciación crítica de obras vocales e instrumentales de distintos estilos, géneros, tendencias y culturas musicales, incluyendo las interpretaciones y composiciones realizadas en el aula.

• La música en directo: los conciertos y otras manifestaciones musicales.

• Interés por conocer músicas de distintas características y por ampliar y diversificar las propias preferencias musicales.

• Valoración de la audición como forma de comunicación y como fuente de conocimiento y enriquecimiento intercultural.

• Interés por desarrollar hábitos saludables de escucha y de respeto a los demás durante la misma.

• El lenguaje de la música.

– El sonido como materia prima de la música y su representación gráfica: parámetros del sonido y escritura musical.

– Los matices.

– El ritmo en la música: pulso, compás, alteraciones rítmicas y tempo.

– La melodía: frases y estructuras melódicas.

– Intervalos y escalas.

– La armonía: consonancia y disonancia.

– Construcción de acordes elementales.

Bloque 2. Interpretación

• La voz y la palabra como medios de expresión musical: características y habilidades técnicas e interpretativas.

• Exploración y descubrimiento de las posibilidades de la voz como medio de expresión musical y práctica de la relajación, la respiración, la articulación, la resonancia y la entonación.

• Los instrumentos y el cuerpo como medios de expresión musical: características y habilidades técnicas e interpretativas.

• Exploración de las posibilidades de diversas fuentes sonoras y práctica de habilidades técnicas para la interpretación.

• Práctica, memorización e interpretación de piezas vocales e instrumentales aprendidas por imitación y a través de la lectura de partituras con diversas formas de notación.

• Agrupaciones vocales e instrumentales en la música de diferentes géneros, estilos y culturas. La interpretación individual y en grupo.

• Práctica de las pautas básicas de la interpretación: silencio, atención al director y a los otros intérpretes, audición interior, memoria y adecuación al conjunto.

• Experimentación y práctica de las distintas técnicas del movimiento y la danza, expresión de los contenidos musicales a través del cuerpo y el movimiento e interpretación de un repertorio variado de danzas.

• Utilización de los dispositivos e instrumentos electrónicos disponibles para la interpretación y grabación de piezas y actividades musicales y comentario crítico de las mismas.

• Interés por el conocimiento y cuidado de la voz, el cuerpo y los instrumentos.

• Aceptación y predisposición para mejorar las capacidades técnicas e interpretativas (vocal, instrumental y corporal) propias y respeto ante otras capacidades y formas de expresión.

• Aceptación y cumplimiento de las normas que rigen la interpretación en grupo y aportación de ideas musicales que contribuyan al perfeccionamiento de la tarea común.

Bloque 3. Creación

• La improvisación, la elaboración de arreglos y la composición como recursos para la creación musical.

• Improvisación vocal e instrumental, individual y en grupo, en respuesta a distintos estímulos musicales y extramusicales.

• Elaboración de arreglos de canciones y piezas instrumentales, mediante la creación de acompañamientos sencillos y la selección de distintos tipos de organización musical (introducción, desarrollo, interludios, coda, acumulación, etc.).

• Composición individual o en grupo de canciones y piezas instrumentales para distintas agrupaciones a partir de la combinación de elementos y recursos presentados en el contexto de las diferentes actividades que se realizan en el aula.

• Recursos para la conservación y difusión de las creaciones musicales. Registro de las composiciones propias usando distintas formas de notación y diferentes técnicas de grabación.

• Utilización de recursos informáticos y otros dispositivos electrónicos en los procesos de creación musical.

• Sonorización de representaciones dramáticas, actividades de expresión corporal y danza e imágenes fijas y en movimiento en la realización de producciones audiovisuales.

• Sensibilidad estética frente a nuevas propuestas musicales, valorando los elementos creativos e innovadores de las mismas.

• Valoración de la lectura y la escritura musical y de los distintos medios de grabación sonora como recursos para el registro y difusión de una obra musical.

Bloque 4. La música en la cultura y en la sociedad

• Conocimiento de las manifestaciones musicales más significativas del patrimonio musical occidental y de otras culturas.

• Reconocimiento de la pluralidad de estilos en la música actual.

• Utilización de diversas fuentes de información para indagar sobre instrumentos, compositores y compositoras, intérpretes, conciertos y producciones musicales en vivo o grabadas.

• El sonido y la música en los medios audiovisuales y en las tecnologías de la información y la comunicación. Valoración de los recursos tecnológicos como instrumentos para el conocimiento y disfrute de la música.

• La música al servicio de otros lenguajes: corporal, teatral, cinematográfico, radiofónico y publicitario. Análisis de la música utilizada en diferentes tipos de espectáculos y producciones audiovisuales.

• El consumo de la música en la sociedad actual. Sensibilización y actitud crítica ante el consumo indiscriminado de música y la polución sonora.


7. Atención a la diversidad

Todo el profesorado comparte la opinión de que dar respuesta a la diversidad será el reto educativo prioritario para el docente en los próximos años, dada la realidad de los centros educativos, en los que cada vez existe mayor diversidad de niveles curriculares. Vivimos en una sociedad cada vez más desigual y multicultural, lo que se traduce en la presencia en los centros escolares de alumnos y alumnas cada vez más heterogéneos. Esto obliga a un cambio radical, especialmente en un área como la Música, que por sus características peculiares integra y acoge a todos los alumnos y alumnas. Por eso, este método ofrece distintas propuestas al profesor para adaptar las actividades al nivel de sus alumnos y tratar la diversidad dentro del aula, favoreciendo su tratamiento mediante un conjunto de estrategias íntimamente relacionadas con la metodología expuesta y a través de la organización del grupo de clase.

La organización de una clase heterogénea exige más habilidades docentes que la de una clase homogénea, más estrategias metodológicas que desarrollen la interacción y el intercambio entre los alumnos y la aceptación, respeto y confianza entre los mismos. Por eso proponemos:

• Actividades de trabajo cooperativo en las que el resultado final depende de la coordinación y colaboración grupal, tales como las actividades corales, la formación de conjuntos instrumentales, las coreografías de danzas, etc. Mantendremos siempre la postura de que la diversidad fortalece la clase y ofrece a todos mayores oportunidades de aprendizaje.

• Estrategias socioafectivas que contribuyan al desarrollo de actitudes positivas: valoración del cuerpo, la voz, las posibilidades de expresión y comunicación. Se valoran los pequeños logros de cada alumno de forma que estos tengan la posibilidad de comprobar sus progresos en las actividades de evaluación.

• Utilización de un lenguaje claro y comprensible.

• Disponibilidad de actividades diversificadas (por ejemplo, actividades distintas para desarrollar una misma capacidad). El protagonista en la elección de las actividades será el profesor, quien tendrá en consideración las diferencias individuales y grupales que se detectan en la evaluación inicial: los intereses de los alumnos, el contacto que han tenido con las actividades musicales, las destrezas adquiridas.

• Presentación de actividades que permiten distintos grados de realización. Para los alumnos con dificultades, procuraremos que asimilen las ideas fundamentales o contenidos mínimos; los que sin esfuerzo alcancen los objetivos dedicarán mas tiempo a profundizar en los conocimientos adquiridos, ampliando e investigando, sin olvidar que en el tratamiento de la diversidad hay que ser flexibles y aplicar las estrategias según el discreto criterio del profesor, para evitar que el alumno se sienta discriminado o catalogado como alguien especial, tanto positiva como negativamente.

• Prioridad al desarrollo de actitudes dadas las especiales características de las relaciones psicosociales que se dan en el aula de Música.

• Selección de diversas técnicas didácticas en función de las capacidades de los alumnos, que pasan desde procedimientos imitativos hasta el acceso a una canción o pieza instrumental por medio de la aplicación habitual del lenguaje musical.

Se fomentan actividades de aprendizaje variadas entre las que el profesor puede elegir y adaptar, así como agrupamientos flexibles: se planifican actividades de gran grupo, pequeño grupo e individuales.

La atención a la diversidad no solo supone un ajuste curricular para los más desfavorecidos, sino que también se incluyen actividades de ampliación e investigación para los alumnos y las alumnas que han superado los niveles exigidos, mediante el respeto al ritmo de aprendizaje de cada alumno.



8. Las competencias básicas

El desarrollo de las competencias básicas recibe en este material una atención prioritaria, partiendo del convencimiento de que la educación debe realizar una función social y formativa más que mera instructora de contenidos. Son las capacidades de responder a demandas complejas y llevar a cabo tareas diversas de forma adecuada. Suponen una combinación de habilidades prácticas, conocimientos, motivación, valores éticos, actitudes, emociones y otros componentes sociales y de comportamiento que se movilizan conjuntamente para lograr una acción eficaz. Sus rasgos diferenciales son:

a) Constituyen un «saber hacer», un saber que se aplica.

b) Son susceptibles de adecuarse a una diversidad de contextos.

c) Tienen carácter integrador, abarcando conocimientos, procedimientos y actitudes.



Para que una competencia pueda considerarse básica debe cumplir tres condiciones:

a) Contribuir a obtener resultados de alto valor personal o social.

b) Poder aplicarse a un amplio abanico de contextos y ámbitos relevantes.

c) Permitir a las personas que las adquieran superar con éxito exigencias complejas.


Las competencias no deben interpretarse como si fuesen los aprendizajes mínimos comunes, aunque formen parte de los mismos, sino como orientaciones de los aprendizajes para conseguir que los alumnos desarrollen diversas formas de actuación y adquieran la capacidad de enfrentarse a situaciones nuevas. Su principal contribución en el enriquecimiento de nuestro currículo consiste en orientar la enseñanza al permitir identificar los contenidos y los criterios de evaluación que tienen carácter de imprescindibles. No sustituyen a los elementos que se incluyen en el currículo, sino que los completan planteando un enfoque integrado e integrador de todo el currículo escolar.

La inclusión de las competencias básicas en el currículo español parte de una propuesta de la Unión Europea, adaptada a nuestro marco y a nuestras circunstancias específicas. Son las siguientes:

1. Competencia en comunicación lingüística.

2. Competencia matemática.

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico.

4. Tratamiento de la información y competencia digital.

5. Competencia social y ciudadana.

6. Competencia cultural y artística.

7. Competencia para aprender a aprender.

8. Autonomía e iniciativa personal.

8.1. Contribución del área al desarrollo de las competencias básicas

El área de Educación Artística contribuye a la adquisición de todas ellas. A la competencia cultural y artística lo hace directamente en todos los aspectos que la configuran. En esta etapa se pone el énfasis en el conocimiento de diferentes códigos artísticos y en la utilización de las técnicas y los recursos que les son propios, ayudando al alumnado a iniciarse en la percepción y la comprensión del mundo que le rodea y a ampliar sus posibilidades de expresión y comunicación con los demás. La posibilidad de representar una idea de forma personal, valiéndose de los recursos que los lenguajes artísticos proporcionan, promueve la iniciativa, la imaginación y la creatividad, al tiempo que enseña a respetar otras formas de pensamiento y expresión.

El área, al propiciar el acercamiento a diversas manifestaciones culturales y artísticas, tanto del entorno más próximo como de otros pueblos, dota a los alumnos y alumnas de instrumentos para valorarlas y para formular opiniones cada vez más fundamentadas en el conocimiento. De este modo, pueden ir configurando criterios válidos en relación con los productos culturales y ampliar sus posibilidades de ocio.

Al hacer de la exploración y la indagación los mecanismos apropiados para definir posibilidades, buscar soluciones y adquirir conocimientos, se promueve de forma relevante la autonomía e iniciativa personal. El proceso que lleva al niño desde la exploración inicial hasta el producto final requiere de una planificación previa y demanda un esfuerzo por alcanzar resultados originales, no estereotipados. Por otra parte, exige la elección de recursos teniendo presente la intencionalidad expresiva del producto que se desea lograr y la revisión constante de lo que se ha hecho en cada fase del proceso con la idea de mejorarlo si fuera preciso. La creatividad exige actuar con autonomía, poner en marcha iniciativas, barajar posibilidades y soluciones diversas.

El proceso no solo contribuye a la originalidad, a la búsqueda de formas innovadoras, sino que también genera flexibilidad, pues ante un mismo supuesto pueden darse diferentes respuestas.

El área es también un buen vehículo para el desarrollo de la competencia social y ciudadana. En el ámbito de la Educación Artística, la interpretación y la creación suponen, en muchas ocasiones, un trabajo en equipo. Esta circunstancia exige cooperación, asunción de responsabilidades, seguimiento de normas e instrucciones, cuidado y conservación de materiales e instrumentos, aplicación de técnicas concretas y utilización de espacios de manera apropiada. El seguimiento de estos requisitos forma en el compromiso con los demás, en la exigencia que tiene la realización en grupo y en la satisfacción que proporciona un producto que es fruto del esfuerzo común. En definitiva, expresarse buscando el acuerdo pone en marcha actitudes de respeto, aceptación y entendimiento, lo que sitúa al área como un buen vehículo para el desarrollo de esta competencia.

En lo que se refiere a la competencia en el conocimiento e interacción con el mundo físico, el área contribuye a la apreciación del entorno a través del trabajo perceptivo con sonidos, formas, colores, líneas, texturas, luz o movimiento, presentes en los espacios naturales y en las obras y realizaciones humanas. El área se sirve del medio como pretexto para la creación artística, lo explora, lo manipula y lo incorpora, recreándolo para darle una dimensión que proporcione disfrute y contribuya al enriquecimiento de la vida de las personas. Asimismo, tiene en cuenta otra dimensión igualmente importante, la que compete a las agresiones que deterioran la calidad de vida, como la contaminación sonora o las soluciones estéticas poco afortunadas de espacios, objetos o edificios, ayudando a los chicos y chicas a tomar conciencia de la importancia de contribuir a preservar un entorno físico agradable y saludable.

A la competencia para aprender a aprender se contribuye en la medida en que se favorezca la reflexión sobre los procesos en la manipulación de objetos, la experimentación con técnicas y materiales y la exploración sensorial de sonidos, texturas, formas o espacios, con el fin de que los conocimientos adquiridos doten a chicos y chicas de un bagaje suficiente para utilizarlos en situaciones diferentes. El desarrollo de la capacidad de observación plantea la conveniencia de establecer pautas que la guíen, con el objeto de que el ejercicio de observar proporcione información relevante y suficiente. En este sentido, el área hace a los alumnos competentes en aprender al proporcionar protocolos de indagación y planificación de procesos susceptibles de ser utilizados en otros aprendizajes.

A la competencia en comunicación lingüística se puede contribuir, como desde todas las áreas, a través de la riqueza de los intercambios comunicativos que se generan, del uso de las normas que los rigen, de la explicación de los procesos que se desarrollan y del vocabulario específico que el área aporta. De forma específica, canciones o sencillas dramatizaciones son un vehículo propicio para la adquisición de nuevo vocabulario y para desarrollar capacidades relacionadas con el habla, como la respiración, la dicción o la articulación. Se desarrolla, asimismo, esta competencia en la descripción de procesos de trabajo, en la argumentación sobre las soluciones dadas o en la valoración de la obra artística.

Al tratamiento de la información y la competencia digital se contribuye a través del uso de la tecnología como herramienta para mostrar procesos relacionados con la música y las artes visuales y para acercar al alumnado a la creación de producciones artísticas y al análisis de la imagen y del sonido, así como de los mensajes que estos transmiten. También se desarrolla la competencia en la búsqueda de información sobre manifestaciones artísticas para su conocimiento y disfrute, mediante la selección y el intercambio de informaciones referidas a ámbitos culturales del pasado y del presente, próximos o de otros pueblos. Aunque en menor medida, el área contribuye al desarrollo de la competencia matemática al abordar conceptos y representaciones geométricas presentes en la arquitectura, en el diseño, en el mobiliario, en los objetos cotidianos, en el espacio natural y en aquellas ocasiones en las que se necesitan referentes para organizar la obra artística en el espacio. Asimismo, cuando en música se trabajan el ritmo o las escalas, se está haciendo una aportación al desarrollo de la competencia matemática.

No existe una relación unívoca entre la enseñanza de determinadas materias y el desarrollo de ciertas competencias básicas. Cada una de las áreas ha de contribuir al desarrollo de diferentes competencias y, a su vez, cada una de las competencias básicas se alcanzará como consecuencia del trabajo en varias áreas o materias. A continuación se describe brevemente cada una de estas competencias y se indica cómo son trabajadas específicamente en Crescendo.

a) Competencia en comunicación lingüística: se refiere a la utilización del lenguaje como instrumento, tanto de comunicación oral o escrita, como de aprendizaje y de regulación de conductas y emociones.

La música contribuye a la adquisición de la competencia en comunicación lingüística, ya que, al igual que otras áreas, ayuda al enriquecimiento de los intercambios comunicativos y a la adquisición y uso de un vocabulario musical básico. También colabora a la integración del lenguaje musical y el lenguaje verbal y a la valoración del enriquecimiento que dicha interacción genera.

Específicamente, Crescendo desarrolla esta competencia de diversas maneras. En primer lugar, mediante la utilización de la palabra, ya que esta encierra dos elementos de la música: métrica, que se asocia con el ritmo, y fonética, con la melodía. El canto es una continuación del habla; existe una relación muy estrecha entre canción y texto. Es, además, un acto comunicativo, porque a lo largo de la historia se han inventado coplas, estribillos, canciones, adivinanzas, trabalenguas, juegos de suerte con los que la comunidad expresa ideas, sentimientos, acontecimientos, etc.

Efectivamente, la competencia lingüística está íntimamente relacionada con la educación musical y se desarrolla a través de muy variados procedimientos: rimas populares, adivinanzas, canciones, refranes, juegos de contar, de suerte, de corro, narraciones, acompañamiento de textos con percusión rítmica e instrumental, uso de ostinatos rítmicos y repetitivos que pueden llevarse a cabo de diferentes maneras: con la voz, con percusiones corporales e instrumentales, etc. Además, las canciones ayudan enormemente al desarrollo del lenguaje -aumento de vocabulario, expresión, entonación, articulación y vocalización correctas, etc.-, son una excelente herramienta en la fijación de conceptos y, en definitiva, favorecen el desarrollo del lenguaje en su faceta comprensiva y expresiva.

El desarrollo de la expresión rítmica puede mejorar problemas del lenguaje en sus aspectos lector y de escritura (dislexias, disgrafías, dislalias, etc.).

Por último, la educación musical contribuye a la inteligencia lingüística porque supone la interpretación de unos símbolos y porque implica el aprendizaje de un vocabulario musical específico.

b) Competencia matemática: es la habilidad para utilizar los números y sus operaciones básicas, los símbolos y las formas de expresión y razonamiento matemático.

Específicamente, Crescendo contribuye al desarrollo de la competencia matemática de diversas maneras, dada la estrecha relación entre música y matemáticas. En primer lugar, propone el trabajo con elementos matemáticos: la fuerza o intensidad del sonido, los valores o figuras, los acentos, los tiempos del compás, la distancia o intervalo entre los sonidos, las escalas, los grados de la escala, los tonos y los semitonos, etc. Por otro lado, la materia prima de la música -el sonido y sus parámetros físicos- se estudian en los distintos niveles con distinto grado de complejidad.

c) Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico: es la habilidad para interactuar en el mundo físico, tanto en sus aspectos naturales como en los generados por la acción humana, para comprender esos fenómenos, predecirlos, mejorarlos y preservar las condiciones de vida.

La música realiza su aportación a la mejora de la calidad del medio ambiente identificando el exceso de ruido, la contaminación sonora y el uso indiscriminado de la música, para reflexionar sobre ellos y generar hábitos saludables. Además, se trabaja el uso correcto de la voz y del aparato respiratorio, no solo para conseguir resultados musicales óptimos, sino también para prevenir problemas de salud.

Específicamente, Crescendo contribuye al desarrollo de esta competencia desde diversos ámbitos. Por un lado, mediante la sensibilización ante el sonido, el rechazo a la contaminación acústica y la hipersonorización del mundo actual, así como la valoración de los microsonidos. Se fomenta el rechazo al ruido indiscriminado y a la contaminación sonora actual, invitando a la valoración del silencio y al descubrimiento de la belleza de los sonidos de la naturaleza. Esta se integra también en el área al ser protagonista de numerosas canciones y melodías, y fuente de inspiración de obras de importantes compositores, que han imitado el sonido de los pájaros, de las plantas, de las estaciones, del mar o de los ríos. Igualmente, se valoran las manifestaciones musicales de la comunidad (cantos, danzas, exposiciones, fiestas, etc.). Por otro lado, en Crescendo, se descubre el valor estético musical de distintos objetos cotidianos y de desecho (por ejemplo, en la elaboración de instrumentos de construcción propia), de forma que se ofrece la creatividad como contrapartida al mero consumismo.

Por último, a través de las actividades artístico-musicales, se favorece en el adolescente la salud mental, por la gratificación personal que experimentan en los trabajos creativos, ya individuales o colectivos, tales como canciones, danzas, juegos e interpretación de instrumentos.

d) Tratamiento de la información y competencia digital: se trata de la habilidad para buscar, obtener, procesar y comunicar la información y transformarla en conocimiento.

La música también contribuye de manera directa al desarrollo del tratamiento de la información y competencia digital. El uso de los recursos tecnológicos en el campo de la música posibilita el conocimiento y dominio básico del hardware y el software musicales, los distintos formatos de sonido y de audio digital o las técnicas de tratamiento y grabación del sonido relacionadas, entre otros, con la producción de mensajes musicales, audiovisuales y multimedia. Favorece, asimismo, su aprovechamiento como herramienta para los procesos de autoaprendizaje y su posible integración en las actividades de ocio.

Además, la obtención de información musical requiere de destrezas relacionadas con el tratamiento de la información, aunque desde esta materia merece especial consideración el uso de productos musicales y su relación con la distribución y los derechos de autor.

El método Crescendo contribuye al desarrollo de esta competencia de diversas formas. Por un lado, se presentan las distintas utilidades de la informática en el terreno musical: reproducir y escuchar música, guardar, buscar información, componer, etc. En segundo lugar, se conocen los distintos medios de grabación y de reproducción del sonido en la actualidad y a lo largo de la historia. En tercer lugar, se estudia la difusión actual de la música mediante medios electrónicos y digitales. Por último, se estudia de forma crítica la música «enlatada» y la influencia de los medios tecnológicos en la creación y difusión de la música de todos los estilos y en el éxito de la música comercial.

e) Competencia social y ciudadana: permite vivir en sociedad, comprender la realidad social del mundo en que se vive y ejercer la ciudadanía democrática.

La música contribuye también a la competencia social y ciudadana. La participación en actividades musicales de distinta índole, especialmente las relacionadas con la interpretación y creación colectiva que requieren de un trabajo cooperativo, ayuda a la adquisición de habilidades para relacionarse con los demás. La participación en experiencias musicales colectivas da la oportunidad de expresar ideas propias, valorar las de los demás y coordinar las propias acciones con las de los otros integrantes del grupo, responsabilizándose de la consecución de un resultado.

La toma de contacto con una amplia variedad de músicas, tanto del pasado como del presente, favorece la comprensión de diferentes culturas y de su aportación al progreso de la humanidad, así como la valoración de los demás y los rasgos de la sociedad en que se vive.

Específicamente, Crescendo contribuye al desarrollo de esta competencia a través de distintas vías. Por un lado, se fomenta el sentido de pertenencia e identificación con unos grupos sociales de referencia, lo que supone respeto a las normas básicas de convivencia. Por otro lado, pretende la no discriminación entre sexos y la igualdad entre hombres y mujeres, mediante la colaboración en grupos mixtos y heterogéneos y la valoración y goce de las obras artístico-musicales en sí mismas, independientemente de quiénes sean sus autores o autoras. Por ello, se presentan las voces femeninas y masculinas y se fomenta la práctica del canto para favorecer la aceptación del canto coral y la muda de la voz. Las actividades propuestas son igualmente motivadoras para los chicos y para las chicas, en el convencimiento de que ambos tienen gustos muy diferentes y estilos de aprendizaje también distintos. En definitiva, las actividades musicales no presentan ninguna forma de discriminación o estereotipo social entre hombres y mujeres.

Además, el área de Música desarrolla los siguientes valores básicos: tolerancia, respeto a los demás y a uno mismo, aceptación y valoración del otro, sentido del diálogo, confrontación de ideas y cooperación en tareas comunes, resolución armónica y pacificadora de conflictos y rechazo a toda situación de violencia. La metodología de Crescendo favorece la actuación desinhibida, respetuosa dentro de un grupo; la coordinación de la propia interpretación con la de los demás del grupo, con sentido de equipo y de conjunto; el respeto y conocimiento de las normas de comportamiento más usuales en los espectáculos dramático-musicales; y la apertura a manifestaciones musicales y artísticas de otros pueblos, regiones, grupos, autores de diferentes edades o con dificultades físicas, etc.

En definitiva, desde la materia de Música se valora la diversidad, se propone el diálogo y la negociación como formas habituales de trabajo y se respeta el patrimonio cultural: la música es un lenguaje universal que une a las personas y enseña a vivir en comunidad.

f) Competencia cultural y artística: supone apreciar, comprender y valorar críticamente diferentes manifestaciones culturales y artísticas, para entenderlas como fuente de disfrute y enriquecimiento personal y como patrimonio de todos.

La materia de Música contribuye de forma directa a la adquisición de la competencia cultural y artística en todos los aspectos que la configuran. Fomenta la capacidad de apreciar, comprender y valorar críticamente diferentes manifestaciones culturales y musicales, a través de experiencias perceptivas y expresivas y del conocimiento de músicas de diferentes culturas, épocas y estilos. Puede potenciar así actitudes abiertas y respetuosas y ofrecer elementos para la elaboración de juicios fundamentados respecto a las distintas manifestaciones musicales, estableciendo conexiones con otros lenguajes artísticos y con los contextos social e histórico a los que se circunscribe cada obra.

La orientación de esta materia, en la que la expresión juega un papel importante, permite adquirir habilidades para expresar ideas, experiencias o sentimientos de forma creativa, especialmente presentes en contenidos relacionados con la interpretación, la improvisación y la composición, tanto individual como colectiva, que a su vez estimulan la imaginación y la creatividad. Por otra parte, una mejor comprensión del hecho musical permite su consideración como fuente de placer y enriquecimiento personal.

El desarrollo de esta competencia es una prioridad en Crescendo, porque se trabaja la expresión musical mediante la interpretación vocal, instrumental y corporal, con distintos niveles de dificultad, que van, desde la improvisación y expresión individual, al conocimiento, manejo y utilización específicos del lenguaje de la música. Por otro lado, se desarrolla la percepción acústica de sonidos y obras musicales de diversas épocas y estilos, tratando de apreciar los distintos planos de la audición (sensorial, descriptivo, musical, etc.).

Tanto en la expresión como en la percepción musicales se fomenta el disfrute de la obra artística y el análisis de la misma. El juicio crítico y la valoración recaen también sobre la presencia del mundo artístico en los medios de comunicación social y de consumo, de forma que el adolescente se proteja de la invasión sonora de baja calidad a la que se ve expuesto y se favorezca una elección libre y selectiva frente a toda la oferta musical. Se trata de que conozcan la función de cada tipo de música y sepan valorarla.

Por último, respecto al desarrollo de la creatividad y la originalidad, la música ofrece al adolescente múltiples posibilidades de desarrollo del pensamiento convergente y divergente, y es un instrumento de expresión no solo sonoro, sino también verbal, corporal y emocional.

g) Competencia para aprender a aprender: ayuda a iniciarse en el aprendizaje y a ser capaz de continuarlo de manera autónoma a lo largo del tiempo.

La música también contribuye al desarrollo de la competencia para aprender a aprender, potenciando capacidades y destrezas fundamentales para el aprendizaje guiado y autónomo, como la atención, la concentración y la memoria, al tiempo que desarrolla el sentido del orden y del análisis. Por una parte, la audición musical necesita una escucha reiterada para llegar a conocer una obra, reconocerla, identificar sus elementos y «apropiarse» de la misma. Por otra, todas aquellas actividades de interpretación musical y de entrenamiento auditivo requieren de la toma de conciencia sobre las propias posibilidades, la utilización de distintas estrategias de aprendizaje, la gestión y control eficaz de los propios procesos. En todos estos casos, es necesaria una motivación prolongada, para alcanzar los objetivos propuestos desde la autoconfianza en el éxito del propio aprendizaje.

Específicamente, Crescendo contribuye al desarrollo de esta competencia favoreciendo el autoaprendizaje y la automotivación: la interpretación musical supone cantar, tocar, ver y hacer, lo que implica un feedback inmediato entre la audición y la motricidad, con un importante refuerzo visual. Además, aprender música conlleva trabajar la atención, la concentración y la memoria espacial y musical.

Por otro lado, se propone la grabación de las propias interpretaciones de los alumnos, por lo que se desarrolla el sentido crítico y la exigencia de la obra bien hecha, tanto propia como ajena. Los contenidos se presentan claramente secuenciados, de forma que no puedan producirse «lagunas» en la asimilación de los contenidos y se proponen distintas técnicas de estudio: lectura comprensiva, subrayado, esquemas, presentaciones orales, etc.

h) Autonomía e iniciativa personal: se refiere a la posibilidad de optar con criterio propio y llevar adelante las iniciativas necesarias para desarrollar la opción elegida y hacerse responsable de ella tanto en lo personal como en lo social.

Crescendo colabora al desarrollo de la competencia de autonomía e iniciativa personal mediante el trabajo cooperativo al que antes nos hemos referido y la habilidad para planificar y gestionar proyectos. La interpretación y la composición son dos claros ejemplos de actividades que requieren de una planificación previa y de la toma de decisiones para obtener los resultados deseados. Por otra parte, en aquellas actividades relacionadas especialmente con la interpretación musical, se desarrollan capacidades y habilidades tales como la perseverancia, la responsabilidad, la autocrítica y la autoestima, siendo estos, factores clave para la adquisición de esta competencia.

Específicamente, esta competencia se desarrolla en Crescendo mediante la escucha y la creación musical. La música destaca por su capacidad de producir emociones; además, los jóvenes son tan capaces como los adultos, si no más, de comprender el sentido emocional de la música. En Crescendo se parte del autoconocimiento de las propias posibilidades corporales y de la interiorización de la música. También se trabajan el autocontrol (mediante el control postural), la regulación de la respiración, la relajación corporal y la danza. Las actividades musicales que se proponen integran el aspecto afectivo, el cognoscitivo y la capacidad de «escucharse» a uno mismo.

Por otro lado, se fomenta la comunicación empática entre los compañeros a partir de las propuestas musicales. En relación con el aprendizaje de habilidades sociales, la educación musical cumple una función importante, pues trabaja específicamente la escucha (percepción) y la expresión comunicativa (interpretación). La primera habilidad que hemos de dominar para relacionarnos bien con otras personas es, evidentemente, la de escuchar bien, poner oído, atención, hacer el esfuerzo consciente de conectar con el otro. Por ejemplo, la intensidad, como parámetro del sonido, es un aspecto de la comunicación verbal que debe ser tratado de modo preferente.

Estas competencias no se trabajan de forma independiente, sino entrelazadas. Pretenden integrar los diferentes aprendizajes, tanto los formales como los informales, y los que corresponden a las diferentes áreas o materias del currículo. En cada unidad de Crescendo se trabajan aquellas que son más adecuadas en consonancia con los contenidos de la misma, como se especifica en la programación.


9. Evaluación

La evaluación en la Educación Secundaria Obligatoria constituye un proceso fundamental en la práctica educativa, permitiendo en cada momento recoger información y realizar las valoraciones para la orientación y toma de decisiones respecto al proceso de enseñanza-aprendizaje. La función de la evaluación es, por un lado, la medida de la evolución individual y del grupo, pero también el diagnóstico de los aspectos que nos han fallado y/o los que han sido positivos para incidir en ellos.

Por sus peculiares características, que la diferencian de otras materias, en la enseñanza musical no siempre es necesario presentar actividades específicas de evaluación, sino que pueden considerarse las mismas de las situaciones de enseñanza-aprendizaje. Es decir, la evaluación no debe estar sujeta al «examen» o «prueba».

9.1. Instrumentos de evaluación

El profesor o profesora utilizará como instrumentos de evaluación los siguientes:

a) Observación, sistematizada en registros de recogida de datos del alumno en los que se anotan periódicamente sus progresos, diversas observaciones y los siguientes aspectos:

• Capacidades de las diferentes formas de expresión musical: vocal, instrumental, de movimiento y danza.

• Capacidad auditiva.

• Capacidad de conocimiento de la terminología musical.

• Capacidad de lecto-escritura musical.

• Capacidad de atención, concentración y silencio.

• Capacidad de trabajo en grupo.

b) Realización de pruebas específicas musicales: ejercicios, trabajos, exposiciones sobre temas monográficos, etc.

c) Realización de exámenes o pruebas de evaluación.

9.2. Autoevaluación

Para que la evaluación sea completa, deben considerarse dos visiones: la del profesor y también la del alumno. La autoevaluación es una herramienta muy importante para que los alumnos sean conscientes de su propio progreso.

Se realiza a través de las actividades que figuran al final de cada unidad: actividades de ampliación e investigación, análisis y comentario de un texto, audición y/o partitura y el cuestionario denominado «Ponte nota». Este último plantea diez interrogantes para que los alumnos y alumnas puedan evaluar su propio aprendizaje y obtengan una calificación. Se mide el nivel de conocimientos, los procedimientos adquiridos y también las actitudes. Es importante que al final de cada unidad se reflexione sobre qué les ha gustado más y qué menos, qué han sentido respecto a las actividades propuestas, a los compañeros y a sí mismos (timidez, incomodidad, ridículo, libertad, placer, etc.)



9.3. Criterios de evaluación

a) Reconocer auditivamente y determinar la época o cultura a la que pertenecen distintas obras musicales escuchadas previamente en el aula, interesándose por ampliar sus preferencias.

Con este criterio se trata de comprobar en qué medida el alumnado es capaz de relacionar las características que permiten situar en su contexto una obra musical y mostrar una actitud abierta y respetuosa ante diferentes propuestas. La evaluación se realizará a partir de la audición de piezas musicales conocidas por el alumnado o, eventualmente, de otras con características muy similares que puedan identificarse con facilidad.

b) Identificar y describir, mediante el uso de distintos lenguajes (gráfico, corporal o verbal), algunos elementos y formas de organización y estructuración musical (ritmo, melodía, textura, timbre, repetición, imitación, variación, etc.) de una obra musical interpretada en vivo o grabada.

Con este criterio se trata de evaluar la capacidad del alumnado para distinguir auditivamente algunas de las características relevantes de una obra musical y para expresar lo que ha reconocido a través de distintos lenguajes. El criterio se aplicará mediante la audición de diferentes ejemplos, explicitando previamente cuál o cuáles son los elementos que se han de identificar y describir.

c) Comunicar a los demás juicios personales acerca de la música escuchada.

Este criterio permite evaluar la capacidad para comparar y enjuiciar diferentes tipos de música. Al mismo tiempo, permite valorar la asimilación de algunos conceptos musicales básicos necesarios a la hora de dar opiniones o «hablar de música».

d) Participar en la interpretación en grupo de una pieza vocal, instrumental o coreográfica, adecuando la propia interpretación a la del conjunto y asumiendo distintos roles.

Se trata de comprobar si el alumnado, independientemente del grado de desarrollo técnico alcanzado, participa activamente y con iniciativa personal en las actividades de interpretación, actuando indistintamente como cantante, instrumentista, bailarín, director, solista, etc., intentando concertar su acción con la del resto del conjunto y colaborando en la consecución de unos resultados que sean producto del trabajo en equipo.

e) Utilizar con autonomía algunos de los recursos tecnológicos disponibles, demostrando un conocimiento básico de las técnicas y procedimientos necesarios para grabar y reproducir música y para realizar sencillas producciones audiovisuales.

Con este criterio se observa la utilización funcional de algunos dispositivos electrónicos, audiovisuales e informáticos para la grabación y reproducción de audio y vídeo. No se trata de evaluar el grado de dominio técnico de estos recursos, sino de observar el interés y la disposición para utilizarlos de forma autónoma en aquellas actividades que lo requieren, así como la coherencia de su uso en relación a la finalidad pretendida.

f) Elaborar un arreglo para una canción o una pieza instrumental utilizando apropiadamente una serie de elementos dados.

Con este criterio se observa la habilidad del alumnado para seleccionar y combinar distintos elementos musicales, con el fin de obtener un resultado adecuado en la elaboración de un arreglo sencillo para una pieza musical. Se partirá siempre de elementos previamente trabajados en el aula y se valorará tanto el proceso como los resultados obtenidos.

g) Leer distintos tipos de partituras en el contexto de las actividades musicales del aula como apoyo a las tareas de interpretación y audición.

A través de este criterio se trata de comprobar el grado de compresión de algunos de los signos y símbolos usados para representar la música y la utilización funcional de la lectura musical. Lo que se valora no es la capacidad para solfear, sino la destreza con que el alumnado se desenvuelve en la lectura una vez creada la necesidad de apoyarse en la partitura para interpretar una pieza musical o para seguir mejor una obra durante la audición.

h) Identificar en el ámbito cotidiano situaciones en las que se produce un uso indiscriminado del sonido, analizando sus causas y proponiendo soluciones.

Este criterio intenta evaluar el grado de concienciación del alumnado ante las situaciones de contaminación acústica, especialmente de aquellas provocadas por un uso inadecuado de la música y su capacidad para proponer soluciones originales y contribuir activamente al cuidado de la salud y a la conservación de un entorno libre de ruidos molestos.



10. El proyecto Crescendo. componentes

El presente método de Música para Educación Secundaria Obligatoria consta de los siguientes materiales, que forman una unidad aunque pueden ser trabajados en conjunto o de forma individual.

Componentes para el alumno

• Libro del alumno.

• Cuaderno de actividades.

• CD-ROM.

Componentes para el profesor

• Maletín del profesor.

• Caja In Crescendo.

a) Componentes para el alumno

Libro del alumno

En la doble página de inicio de unidad se introduce el tema principal a partir de una motivación, en la que se informa de lo que se va a trabajar en la unidad y de las capacidades que se espera desarrollar a lo largo de la misma.

Las actividades que se proponen son variadas y atienden a la expresión y percepción de los diferentes bloques de contenidos. Están ordenadas en cada unidad según la secuencia lógica del aprendizaje, pero el profesor debe considerar otros aspectos (el nivel del grupo y su motivación, la combinación en el mismo día de actividades de canto, instrumentos y/o movimiento) y no seguir este orden marcado estrictamente sino hacerlo flexible.

La última página de cada unidad se dedica a la autoevaluación («Ponte nota») y trata la diversidad, ocupándose de los alumnos más aventajados («Actividades para investigar y ampliar»).

Para mayor claridad, las actividades se presentan con unos iconos que informan a los alumnos del procedimiento que deben desarrollar.

Cuaderno de actividades

Es un material complementario, de indudable valor, para poner en práctica lo que se ha aprendido en el libro del alumno, fungible, por lo que cada alumno realizará directamente las actividades propuestas. Desarrolla las nueve unidades diseñadas para cada curso, dedicando la última a la evaluación sumativa.

Puede ser utilizado de forma independiente por el alumno o como material de apoyo. Está especialmente diseñado para favorecer el aprender a aprender, ya que las actividades se organizan en tres grupos dentro de cada una de las unidades («Recuerdo», «Aprendo» y «Para saber más»).

Su principio metodológico es el aprendizaje significativo, basado en la actividad como medio de adquisición de los conceptos y, especialmente, de los procedimientos y las actitudes. Se favorece el autoaprendizaje y el descubrimiento a través de la presentación de los mismos de forma espiral, recurrente y reflexiva. Los ejercicios deben corregirse al finalizar cada unidad, por el profesor, individualmente, y también en grupo, para que sea efectivo el aprendizaje.

Aunque en la guía didáctica se sugiere en qué momento del desarrollo de la unidad debe realizarse cada una de las actividades, recordamos nuevamente que el criterio del profesor es el más importante a la hora de utilizar este material.

CD-ROM

El cuaderno de actividades se acompaña de un CD-ROM. Este es una combinación multimedia de recursos que mezcla lo visual con lo sonoro, y que facilita el aprendizaje de determinados contenidos de una forma interactiva y lúdica. Supone, además, un importante recurso para atender a la diversidad.

Asimismo, se ha incluido en el CD-ROM una selección de algunas de las obras musicales que aparecen en el libro del alumno, de este modo, el alumno podrá escucharlas tantas veces como quiera en su casa y conseguirá así tener acceso a obras musicales de diversos estilos que de otro modo difícilmente llegarían a su discoteca.

b) Componentes para el profesor

Maletín del profesor

El maletín incluye los siguientes materiales:

• Guía didáctica

La primera parte contiene una introducción general al área y al alumno de Educación Secundaria, la estructura de la obra, la metodología, el tratamiento de las competencias básicas, el tratamiento de la diversidad, los recursos y materiales del aula de música, la evaluación y la bibliografía.

La segunda parte, incluye una guía para el desarrollo de las unidades didácticas en cada uno de los tres trimestres. Aquí se encuentra la descripción de cada una de las actividades propuestas en el libro del alumno, junto con unas actividades sugeridas secuenciadas por orden de menor a mayor dificultad, y otras actividades de ampliación para grupos o alumnos y alumnas que así lo requieran. El criterio del profesor es el que decidirá cuánto tiempo dedicará a cada una de las actividades.

Al final de la guía se incluyen diversos anexos que serán de gran utilidad. Se incluyen las partituras de algunas de las audiciones del libro del alumno y unas evaluaciones fotocopiables con las que se pueden medir los conocimientos de los alumnos. Los ejercicios de evaluación son modelos de pruebas o exámenes. Se incluyen tres exámenes trimestrales en dos modalidades (A y B) y el examen de final de curso.

Asimismo, también se han incluido en la guía las soluciones de todos los cuadernos complementarios que acompañan al método: cuaderno de actividades y cuaderno de atención a la diversidad, así como las soluciones de las páginas de autoevaluación del libro del alumno y de las evaluaciones trimestrales.

La obra se desarrolla en nueve unidades didácticas. Cada unidad consta de:

- Introducción de la unidad didáctica: eje temático o motivacional y planteamiento.

- Objetivos didácticos específicos de la unidad o capacidades que queremos desarrollar.

- Contenidos: siguiendo el principio de variedad, en todas las unidades se incluyen contenidos de todos los bloques, así como actividades tanto de audición musical como de expresión vocal, instrumental y corporal.

- Competencias básicas y criterios de evaluación específicos de la unidad.

- Desarrollo de la unidad o explicación didáctica de todas y cada una de las actividades propuestas en los materiales para el alumnado (libro del alumno y cuaderno de actividades), seguida de comentarios didácticos y partituras para ponerlas en práctica. Se informa también de los materiales específicos necesarios. En cada una de las propuestas del libro del alumno se especifican las actividades sugeridas dispuestas según el orden de realización y actividades de ampliación o profundización. No obstante, cada profesor, en función de sus posibilidades organizativas, las características de su grupo de alumnos y las diferencias individuales (en definitiva, de su criterio personal), podrá variar el orden establecido, suprimir o agregar actividades. A partir de estas sugerencias, cada profesor establecerá las actividades de ampliación que crea oportunas para los alumnos de aptitudes superiores o de apoyo para los que presentan dificultades de aprendizaje. En el «Apartado actividades para investigar y ampliar» se formulan diversas preguntas y actividades ordenadas según el desarrollo de la unidad. En él el profesor encontrará algunas para repasar y otras para investigar y ampliar. Los estudiantes realizarán solo las que sean apropiadas según sus diversos niveles de aprendizaje.

• Cuaderno de atención a la diversidad

El cuaderno de atención a la diversidad es un material fungible y fotocopiable especialmente diseñado para los alumnos con necesidades educativas especiales y con desfase curricular.

• Diccionario musical

Amplía la información y los términos y conceptos musicales.

• Triple CD audio

El material audio que ofrecemos es muy rico, ya que contiene todas las grabaciones musicales necesarias para el desarrollo de las actividades sugeridas. Así, el profesor encontrará un valioso material sonoro con el que desarrollar sus clases. Las grabaciones han sido registradas en el mismo orden en que aparecen en el libro y constan de:

– Canciones y piezas instrumentales, con flautas e instrumentos Orff en las que profesores y alumnos encontrarán un modelo y un referente para interpretarlas.

– Bases musicales o acompañamientos de las canciones y piezas instrumentales.

– Música de danzas que se corresponde con las coreografías propuestas en el método.

– Audiciones musicales. Si bien la mayoría de ellas se ofrecen en su totalidad, en otras, con un criterio didáctico, se han seleccionado exclusivamente los fragmentos de las mismas relacionados con los contenidos
y actividades que se trabajan.



Tanto las canciones como la música de danzas y las audiciones ofrecen un abanico musical abierto en el que, además de la música clásica, se integran la popular folclórica y también la popular moderna o urbana.

Caja In Crescendo

Además, nuestro método de música va acompañado de una caja para el aula de Música donde el profesor encontrará los siguientes materiales:

• Cuadernos fotocopiables

– Lenguaje musical: contiene diversos ejercicios para desarrollar la lectura musical desde los puntos de vista rítmico, melódico y melódico-rítmico. Las actividades están secuenciadas en función de la dificultad.

– Piezas instrumentales: consta de varias piezas instrumentales de mayor o menor dificultad que las presentadas en el libro del alumno, y que sirven para reforzar, tanto individualmente como en grupo, el desarrollo de la expresión instrumental.

• Tarjetas musicales

Las treinta y una tarjetas musicales, impresas por ambas caras, representan sesenta y dos imágenes musicales compuestas por treinta y un instrumentos (cuerda, viento, percusión y electrónicos), y treinta y un elementos gráficos del lenguaje musical, referidos a las figuras, las notas y los matices. La utilización de estas tarjetas apoya y refuerza la memorización de los instrumentos y signos musicales.

• Pósteres (con CD audio y pegatinas) y musicogramas

Ofrecemos cuatro pósteres:

– Instrumentos de cuerda.

– Instrumentos de viento.

– Instrumentos de percusión.

– La orquesta sinfónica.



Para trabajar los tres primeros pósteres, se adjunta un CD con los sonidos de los instrumentos de cuerda, viento y percusión y unas pegatinas que se pegan y despegan fácilmente con los nombres de cada instrumento. La finalidad de este material es llevar a cabo un ejercicio interactivo de discriminación auditiva de instrumentos.

Asímismo, se presentan tres musicogramas:

El bueno, el feo y el malo.

Dos danzas rápidas.

El reloj musical vienés.



Además de ser un bonito motivo de decoración para el aula estos recursos pretenden facilitar el aprendizaje al permitir que se sigan las explicaciones en un mismo soporte.



Programación
de
Crescendo

Unidad 1. Lo que sea sonará



Objetivos

Rechazar la contaminación acústica y reconocer el ruido como algo dañino para la salud.

Diferenciar el sonido del ruido en nuestro entorno
y en obras musicales.

Experimentar los tipos y tiempos de la respiración.

Escuchar y apreciar el silencio.

Reconocer y diferenciar los parámetros del sonido en el entorno que nos rodea y en obras musicales.

Relacionarse con los compañeros y compañeras en actividades de canto y movimiento.

Valorar y utilizar la voz y el cuerpo como los primeros instrumentos musicales.

Escuchar y tocar instrumentos de percusión.

Seguir audiciones mediante imágenes y musicogramas.

Expresar y percibir, en actividades de canto
y movimiento, la forma musical eco.


Contenidos

Apreciación musical

Sonido y silencio, música y ruido.

Parámetros del sonido: altura, duración, timbre
e intensidad. Repercusión musical.

La pulsación.

Elementos básicos del lenguaje musical: ritmo y melodía.

Forma musical: eco.

Audición de fragmentos musicales.

Aplicación de estrategias de atención, audición interior, memoria comprensiva y anticipación durante la propia interpretación y creación musical.

Interpretación

La voz como instrumento musical expresivo
y comunicativo.

Habilidades de respiración (tipos y tiempos), vocalización y articulación.

Sonidos del entorno y corporales.

Instrumentos del entorno y corporales.

Instrumentos de percusión escolares y orquestales.

Creación

Improvisación rítmica.

Comentario de un texto literario-musical.

Medios tecnológicos de grabación y difusión del sonido.

La improvisación, la elaboración de arreglos y la composición como recursos para la creación musical.

La música en la cultura y en la sociedad

El origen de la música.

Música y ruido en la actualidad. Contaminación acústica.

Música grabada.


Competencias básicas

1. Competencia en comunicación lingüística (págs. 4, 5, 6, 8 y 12).

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico (págs. 4, 5, 8 y 9).

5. Competencia social y ciudadana (págs. 7, 9, 10 y 11).

7. Competencia para aprender a aprender (págs. 13, 14 y 15).


Criterios de evaluación

Percibir y diferenciar los cuatro parámetros del sonido en ruidos y sonidos musicales o no musicales tratados en la unidad.

Tomar conciencia de la importancia de las habilidades de respiración, vocalización y articulación en la interpretación de canciones.

Rechazar las situaciones de exceso de ruido
y la contaminación acústica.

Aceptar el silencio como imprescindible para la audición e interpretación musical.

Unidad 2. Toma buena nota



Objetivos

Apreciar la grafía musical como medio de difusión de la música.

Reconocer y clasificar las voces masculinas y femeninas.

Aceptar los cambios fisiológicos del proceso de muda de la voz.

Interpretar canciones sencillas en canon.

Entonar los sonidos de la escala de do mayor.

Reconocer e identificar sonidos y ritmos en situaciones contextualizadas.

Bailar una coreografía en parejas experimentando de forma consciente la tensión y la relajación de tronco
y extremidades en actividades de movimiento.

Improvisar rítmicamente con el cuerpo, el movimiento y los instrumentos.

Diferenciar los instrumentos de viento en viento-madera y viento-metal.

Reconocer los instrumentos de viento-madera: flauta dulce o de pico, flauta travesera, clarinete, fagot y oboe.

Seguir audiciones mediante musicogramas.

Aceptar diferentes tipos de música según su función y el lugar donde se interpretan.

Valorar la contribución personal al grupo.


Contenidos

Apreciación musical

La representación del sonido: notas, figuras, silencios, pentagrama y claves.

Pulso, ritmo, acento y compás.

Forma musical: canon.

Lectura y escritura musical.

Discriminación de instrumentos de viento-madera.

Audición de las distintas voces humanas.

Utilización de recursos corporales, vocales e instrumentales, medios audiovisuales y tecnologías, textos, partituras, musicogramas y otras representaciones gráficas para la comprensión de la música escuchada.

Interpretación

La interpretación vocal: relajación, respiración, afinación y entonación.

Clasificación de las voces: masculinas y femeninas.

Proceso de muda de la voz.

Instrumentos de viento-madera: flauta de pan, flauta de pico o dulce, picolo, flauta travesera, oboe, clarinete, fagot, contrafagot y saxofón.

Conjuntos orquestales escolares.

Iniciación a la interpretación de la flauta dulce.

Creación

Acompañamiento rítmico de un recitado.

Improvisación rítmico-instrumental.

Comentario y análisis de una partitura.

Improvisación vocal e instrumental, individual y en grupo, en respuesta a distintos estímulos musicales y extramusicales.

La música en la cultura y en la sociedad

El compositor y la obra: Prokofiev y Haendel.

Santa Cecilia como fuente de inspiración de compositores de música culta.

Géneros musicales en la cultura occidental: música de cine.

La música en la actualidad: tipos de música (folclórica, culta, popular moderna y religiosa) y espacios en que se desarrolla.


Competencias básicas

2. Competencia matemática (págs. 17 y 18).

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico (págs 20 y 22).

6. Competencia cultural y artística (págs. 16, 19, 21, 22, 23, 24, 25 y 27).

8. Autonomía e iniciativa personal (págs. 22 y 26).


Criterios de evaluación

Practicar la interpretación de las figuras musicales y sus silencios.

Leer y escribir los sonidos de la escala de do mayor en clave de sol en segunda.

Descubrir la fiesta de Santa Cecilia como fuente de inspiración de músicos y fecha de celebración de conciertos.

Reconocer los instrumentos de viento-madera en la audición: flauta, clarinete, oboe y fagot.

Valorar los distintos tipos de voces.

Respetar los distintos estilos de música (popular, clásica, moderna y religiosa) que se han presentado.

Practicar la interpretación de figuras musicales y sus silencios.

Leer y escribir los sonidos de la escala de do mayor en clave de sol en segunda.

Unidad 3.
La música de Navidad


Objetivos

Recitar ritmos y textos.

Utilizar, en situaciones contextualizadas, dos de los signos de prolongación del sonido: puntillo y calderón.

Diferenciar acentuaciones binarias, ternarias y cuaternarias en recitados rítmicos, canciones y danzas.

Interpretar canciones a dos voces paralelas.

Reflexionar sobre la utilización de la música como reclamo publicitario.

Acompañar canciones y audiciones con instrumentos escolares.

Participar de la función de la música en las fiestas navideñas.

Reconocer y diferenciar el timbre y tesitura de los instrumentos de cuerda frotada.

Identificar las voces blancas en una audición.


Contenidos

Apreciación musical

Elementos básicos del lenguaje musical: ritmo (binario y ternario), melodía (frases musicales) y armonía (melodía en paralelo).

Forma musical: villancico, canción de Navidad
y aguinaldo.

Signos de prolongación: calderón y puntillo.

Melodías en paralelo.

Elementos gráficos: líneas adicionales.

Discriminación de ritmos ternarios y binarios.

Diferenciación de frases musicales.

Audición de voces blancas y mixtas.

Audición de instrumentos de cuerda frotada.

Interpretación

La voz en la música: instrumento musical expresivo
y comunicativo.

Los resonadores.

Tipos de voces humanas: voces infantiles o blancas.

Canción a dos voces paralelas.

Clasificación de los instrumentos de la orquesta: instrumentos de cuerda frotada.

Instrumento de construcción con materiales de desecho: palo de lluvia.

La interpretación individual y en conjuntos instrumentales.

Instrumentos propios del tiempo de Navidad.

Creación

El taller del luthier.

Construcción de instrumentos con materiales de desecho: palo de lluvia.

Creación de un anuncio publicitario.

Acompañamiento rítmico-melódico.

Elaboración de arreglos de canciones y piezas instrumentales, mediante la creación de acompañamientos sencillos y la selección de distintos tipos de organización musical (introducción, desarrollo, interludios, coda, acumulación, etc.).

La música en la cultura y en la sociedad

Géneros musicales en la cultura occidental: la ópera.

La Navidad como fuente de inspiración de los compositores.

Villancicos tradicionales.

Música y publicidad.

El consumo de música en la sociedad actual.


Competencias básicas

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico (págs. 28, 29, 32, 34, 35 y 39).

4. Tratamiento de la información y competencia digital (pág. 35).

5. Competencia social y ciudadana (págs. 36 y 37).

6. Competencia cultural y artística (págs. 29, 30, 31, 33, 34, 36, 37, 38 y 39).


Criterios de evaluación

Mostrar interés por conocer los nuevos elementos
del lenguaje musical.

Diferenciar acentuaciones binarias, ternarias y cuaternarias en recitados rítmicos, canciones y danzas.

Interpretar canciones a dos voces paralelas respetando las orientaciones del director y de los compañeros.

Valorar la utilización de la música como reclamo publicitario.

Acompañar canciones y audiciones con instrumentos escolares.

Coordinar los movimientos propios con los de los compañeros.



Unidad 4.
¿Para qué sirve la música?


Objetivos

Apreciar las distintas funciones de la música.

Valorar diferentes estilos musicales.

Reconocer formas musicales elementales: ostinato, rondó, canon y formas mayores: réquiem y poema sinfónico.

Descubrir el poder expresivo de la música.

Escuchar instrumentos de viento-metal.

Reconocer las diversas funciones de la música y apreciar la audición como forma de ocio.

Hacer música en clase con canciones y piezas instrumentales.

Interpretar silencios de complemento, de preparación
y ligaduras.

Entonar y tocar con la flauta sonidos alterados.

Bailar una danza antigua.

Abordar, de forma simplificada, el tema de las audiciones.


Contenidos

Apreciación musical

Silencios de corchea de complemento y de preparación.

Signo de prolongación: la ligadura.

Formas musicales: rondó, ostinato, canon, réquiem
y poema sinfónico.

Alteraciones: propias y accidentales.

Ritmo: células rítmicas con puntillo.

Audición de instrumentos de viento-metal.

Audición de obras con distintas formas musicales.

Audición de fragmentos musicales de distintos estilos.

Interpretación

Aspectos expresivos de la canción (intensidad, tiempo, timbre, carácter y fraseo).

Tipos de canciones y sus características.

Estilos vocales y tipos de canto a través de la historia.

Posibilidades sonoras de los instrumentos según el material y forma de tocarlos.

Familias de instrumentos: viento-metal.

Los instrumentos como medio de acompañamiento
de canciones y danzas.



Creación

Realización de un programa de radio.

Utilización de medios audiovisuales: técnica de diaporama.

Búsqueda de información sobre autores y obras.

Composición individual o en grupo de canciones y piezas instrumentales para distintas agrupaciones a partir de la combinación de elementos y recursos presentados en el contexto de las diferentes actividades que se realizan en el aula.

La música en la cultura y en la sociedad

La obra y sus características: cualidades del sonido, elementos de la música y organización formal.

Distintos estilos musicales y diferentes funciones de la música.

Música culta y música popular. Situación de la obra musical en las coordenadas espacio-temporales.

Música en la actualidad: en el cine, la radio y los medios audiovisuales.

La danza como expresión de formas musicales
y manifestación cultural de un contexto histórico y social.


Competencias básicas

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico (págs. 40, 42, 44 y 45).

4. Tratamiento de la información y competencia digital (págs. 48, 49 y 50).

5. Competencia social y ciudadana (págs. 43 y 44).

6. Competencia cultural y artística (págs. 41, 43, 44, 45, 46, 47 y 51).


Criterios de evaluación

Valorar los distintos estilos musicales según la función de la música.

Reconocer las formas musicales elementales -ostinato, rondó y canon- en actividades de audición
e interpretación.

Escuchar en silencio fragmentos musicales de obras más amplias.

Descubrir el poder expresivo de la música.

Aplicar los nuevos conceptos del lenguaje musical a la interpretación de canciones o piezas instrumentales: sonidos alterados y silencios.

Coordinar el movimiento propio con el del grupo en danzas modernas y antiguas.



Unidad 5. Al son del carnaval



Objetivos

Desarrollar habilidades de respiración, articulación, vocalización y entonación.

Improvisar letras para una música dada dentro de una estructura de estrofa y estribillo.

Expresar, de forma original, ideas y sentimientos a través distintos medios: la voz, movimientos corporales, instrumentos musicales y situaciones de interpretación.

Apreciar, de forma diferente, dos melodías en función de los instrumentos, el carácter y la velocidad con que se interpretan.

Acceder a una canción aplicando los conocimientos
del lenguaje musical.

Seguir una audición de música activa mediante musicogramas y preaudiciones.

Conocer y valorar las relaciones entre música y carnaval en diversos contextos.

Aceptar los diversos estilos musicales que se propongan.

Valorar la importancia de la zarzuela en el teatro musical.

Descubrir instrumentos hispanoamericanos: cabaça, reco-reco, congas, cuíca, agogó y chocalo.

Representar escénicamente un número de zarzuela.

Improvisar pasos y movimientos.


Contenidos

Apreciación musical

El ritmo en la música: células rítmicas basadas
en corchea y doble semicorchea. La síncopa.

Alteraciones propias y accidentales.

La melodía: frases musicales.

Audición de fragmentos musicales de obras inspiradas en la época de carnaval.

Discriminación de instrumentos populares hispanoamericanos.

Audición de fragmentos de zarzuela.

Elementos que intervienen en la construcción de una obra musical (melodía, ritmo, armonía, timbre, textura, forma, tempo y dinámica) e identificación de los mismos en la audición y el análisis de obras musicales.

Interpretación

La interpretación vocal: relajación, respiración, afinación y entonación.

Clasificación de las voces masculinas y femeninas.

Impostación de la voz.

Canto a capella.

Instrumentos populares hispanoamericanos.

Conjuntos orquestales escolares.

Representación de música escénica.

Creación

Construcción de instrumentos con materiales
de desecho: kazoo y maracas.

Creación de textos para una música.

Improvisación musical.

Recursos para la conservación y difusión de las creaciones musicales. Registro de las composiciones propias usando distintas formas de notación y diferentes técnicas de grabación.

La música en la cultura y en la sociedad

Géneros de la música occidental: la zarzuela. La danza en la zarzuela.

Relación de música y carnaval en diversos contextos geográficos.

El carnaval como fuente de inspiración de compositores de música culta.

La música popular y los medios de comunicación.

Música en la radio.

Formas de danzas urbanas: la samba.


Competencias básicas

1. Competencia en comunicación lingüística (págs. 53, 54 y 61).

2. Competencia matemática (págs. 58 y 63).

6. Competencia cultural y artística (págs. 52, 54, 55, 56, 57, 59, 60 y 62).

8. Autonomía e iniciativa personal (págs. 56, 57, 59
y 62).


Criterios de evaluación

Practicar la interpretación de figuras rítmicas nuevas
y ya conocidas.

Diferenciar las alteraciones propias de las accidentales.

Descubrir la época de carnaval como fuente de inspiración de músicos y como parte de nuestra tradición cultural.

Valorar la zarzuela como una manifestación española del teatro musical.

Respetar los distintos estilos de música -popular, clásica y moderna- que se han presentado.



Unidad 6. El color de la música



Objetivos

Clasificar y describir los instrumentos musicales según sus cualidades sonoras.

Enumerar los instrumentos musicales que componen una orquesta y otros grupos musicales.

Reconocer las distintas familias de instrumentos.

Diferenciar agrupaciones instrumentales y estilos musicales: orquesta sinfónica, rock and roll, orquesta
de jazz, banda y orquesta de cámara.

Interpretar canciones a varias voces en ostinato.

Descubrir el registro de la voz.

Clasificar los instrumentos según la familia a la que pertenecen.

Diferenciar diversas agrupaciones orquestales.

Bailar rock and roll y pasodoble con los compañeros.

Escuchar música de diferentes estilos.

Interpretar con la voz y los instrumentos adaptaciones de obras musicales.

Diferenciar los timbres de diversos instrumentos.


Contenidos

Apreciación musical

Elementos gráficos de la partitura.

Melodía, motivos y frases.

Armonía: monodia y polifonía.

Formas musicales: ostinato, canon, sinfonía y concierto grosso.

Discriminación de agrupaciones instrumentales y estilos musicales: orquesta sinfónica, rock and roll, orquesta de jazz, banda y orquesta de cámara.

Audición de obras y fragmentos musicales con diversas técnicas de audición activa.

Audición, análisis elemental y apreciación crítica de obras vocales e instrumentales de distintos estilos, géneros, tendencias y culturas musicales, incluyendo las interpretaciones y composiciones realizadas en el aula.

Interpretación

Cualidades de la voz, registros y modos de emisión
de la voz.

La interpretación vocal: técnicas de relajación, respiración y emisión.

Canto al unísono y canto coral en canon.

Clasificación de los instrumentos de la orquesta: cuerda, viento y percusión.

Agrupaciones orquestales: sinfónica, de cámara, de jazz, de rock, banda y rondalla.

Los instrumentos como medio de acompañamiento de canciones y danzas.

Relación entre agrupaciones instrumentales y formas
de danza.

Creación

Asistencia a un concierto y participación en él.

Acompañamiento musical por acumulación
y desacumulación.

Utilización de recursos informáticos y otros dispositivos electrónicos en los procesos de creación musical.

La música en la cultura y en la sociedad

Espacios musicales cerrados (auditorios de música sinfónica, salas de cámara, teatros de zarzuela y ópera) y auditorios abiertos (espectáculos de rock y bandas).

La música culta versionada por grupos modernos.

Normas de comportamiento en un concierto y otros espectáculos musicales.

Géneros de la música occidental.


Competencias básicas

1. Competencia en comunicación lingüística (págs. 65, 67, 71 y 73).

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico (págs. 64, 67 y 72).

6. Competencia cultural y artística (págs. 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73 y 75).

7. Competencia para aprender a aprender (págs. 67, 69 y 74).


Criterios de evaluación

Diferenciar los distintos instrumentos musicales según su familia y cualidades sonoras.

Reconocer los instrumentos que componen diversas agrupaciones: orquesta sinfónica, de jazz, de rock and roll, banda y orquesta de cámara.

Descubrir y aceptar el propio registro de la voz.

Ser capaz de coordinarse con la música y el movimiento de los compañeros para bailar adaptaciones de rock and roll.

Escuchar músicas de diferentes estilos.

Unidad 7.
Melodías para cantar y bailar



Objetivos

Expresar, de forma original, ideas y sentimientos mediante el uso de la voz, los instrumentos y los movimientos y acciones de interpretación e improvisación.

Descubrir distintas manifestaciones de la música popular y folk.

Cantar canciones populares a dos voces.

Bailar una danza popular.

Conocer los «aires» musicales.

Apreciar los distintos tipos de canción popular.

Conocer la diferencia entre danza tradicional, de salón
y ballet.

Escuchar obras musicales de diversos estilos.

Montar una coreografía sobre música de cine.

Participar en coreografías de ballet.

Disfrutar de la audición de obras musicales.


Contenidos

Apreciación musical

Aire.

La melodía: definición y periodos.

Forma musical: ballet.

Audición de músicas de distintos lugares y estilos.

Seguimiento de la audición musical mediante distintas técnicas de audición activa.

Interés por conocer músicas de distintas características y por ampliar y diversificar las propias preferencias musicales.

Interpretación

La canción: elementos constitutivos.

Géneros de canciones según el ciclo de la vida.

La voz humana: cualidades y tipos.

Tipos de canción: al unísono, en canon y a dos voces.

La jota: interpretación vocal, instrumental y corporal.

Instrumentos tradicionales o populares.

Instrumentos de la música folk.

Los instrumentos como acompañamiento de canciones y danzas.



Creación

Construcción de instrumentos con materiales de desecho: tambor de caja y txalaparta.

Improvisación musical.

Acompañamientos corporales e instrumentales.

La música en la cultura y en la sociedad

El folclore como fuente de inspiración de los compositores. Relación entre música culta y música popular.

Música popular de nuestro entorno y de otras culturas.

Historia de la danza y tipos de danzas.

El ballet: el movimiento y la danza en relación con otras artes.

Elementos de la danza: pasos, figuras, agrupaciones
y acompañamiento instrumental.

Estilos de música moderna derivados del folclore: folk
y new age.

Difusión de la música popular y el ballet en los medios
de comunicación.


Competencias básicas

2. Competencia matemática (págs. 80 y 84).

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico (págs. 76, 79, 81, 83, 85 y 86).

5. Competencia social y ciudadana (págs. 77, 78, 79 y 82).

8. Autonomía e iniciativa personal (págs. 78, 82, 86 y 87).


Criterios de evaluación

Reconocer y valorar distintas manifestaciones folclóricas del país.

Intervenir en el canto colectivo a dos voces adaptando la interpretación a la expresión y entonación del grupo.

En las audiciones propuestas, reconocer instrumentos en planos sonoros elementales.

Mantener la coordinación en actividades grupales de movimiento.



Unidad 8. Notas de cine



Objetivos

Escuchar y tocar música de bandas sonoras de películas.

Descubrir los compases de subdivisión ternaria.

Formar acordes.

Iniciarse en la interpretación de un teclado o un piano.

Inventar una coreografía en grupo.

Entonar una canción a dos voces.

Improvisar esquemas de pregunta-respuesta.

Diferenciar las escalas pentatónicas de las diatónicas.


Contenidos

Apreciación musical

Subdivisión binaria y ternaria.

Grupos de valoración especial: tresillo.

Forma musical: pregunta y respuesta.

Escala pentatónica y diatónica. Grados de la escala.

Acordes: consonancias y disonancias.

Matices.

Audición de música pianística.

Audición de fragmentos de bandas sonoras.

Valoración de la audición como forma de comunicación y como fuente de conocimiento y enriquecimiento intercultural.

Interpretación

La canción en el cine.

Canto polifónico a dos voces paralelas.

La voz humana: cualidades y tipos de voz.

Instrumentos de la orquesta. El piano: historia, forma, tipos y técnica.

Las habilidades técnicas como medio de expresión instrumental.

Interpretación con la voz y los instrumentos de adaptaciones de obras musicales cinematográficas.

Creación

Improvisación en piano o teclado.

Acompañamiento armónico.

Animación sonora.

Sonorización de representaciones dramáticas, actividades de expresión corporal y danza e imágenes fijas y en movimiento en la realización de producciones audiovisuales.



La música en la cultura y en la sociedad

Música en la actualidad: pluralidad de estilos en la música contemporánea. El rock sinfónico.

La música al servicio del lenguaje audiovisual.

La música de las bandas sonoras de cine.

Comedia musical y ballet en el cine.

Competencias básicas

2. Competencia matemática (págs. 89, 91, 94 y 96).

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico (págs. 88, 89, 93, 94, 97 y 98).

4. Tratamiento de la información y competencia digital (págs. 88, 89, 96 y 98).

8. Autonomía e iniciativa personal (págs. 90, 92, 93, 95 y 99).


Criterios de evaluación

Reconocer y valorar distintas manifestaciones de la música en los medios de comunicación.

Intervenir en el canto colectivo a dos voces adaptando la propia interpretación a la expresión y entonación del grupo.

Reconocer temas musicales elementales en las audiciones propuestas.

Coordinarse con el grupo en actividades de interpretación.

Unidad 9.
La canción del verano



Objetivos

Interpretar canciones y piezas instrumentales con los compañeros.

Participar en las manifestaciones del verano en las que está presente la música.

Escuchar fragmentos de ópera y zarzuela ambientados en el verano.

Iniciarse en el aprendizaje de la técnica de la guitarra.

Diferenciar la guitarra eléctrica de la española.

Escuchar obras musicales de guitarra de estilos diferentes.

Seguir las audiciones mediante musicogramas
y movimiento.

Practicar coreografías de bailes de salón trabajados
a lo largo del curso.

Analizar críticamente la manipulación de los gustos musicales a través de los medios de comunicación.

Aplicar, de forma autónoma, los conceptos adquiridos
de lenguaje musical.


Contenidos

Apreciación musical

Modalidad: escala diatónica mayor y menor. Grados de la escala diatónica.

Elementos de la música: ritmo, melodía, armonía
y textura.

Grupos de valoración especial: tresillo.

Alteraciones: sol sostenido.

Escritura y lectura musical.

Acordes como acompañamiento de canciones y melodías.

Forma musical: rondó.

Audición de obras vocales (ópera y zarzuela).

Discriminación del sonido de la guitarra.

Audición de fragmentos musicales inspirados en la época estival.

La música en directo: los conciertos y otras manifestaciones musicales.

Interpretación

Canción popular moderna.

Análisis de los elementos constitutivos de la canción (ritmo, melodía, armonía y forma).

Estilos de canto.

La guitarra: historia, forma, tipos y técnica.

Las habilidades técnicas como medio de expresión instrumental.

La interpretación individual y en grupo.

Práctica, memorización e interpretación de piezas vocales e instrumentales aprendidas por imitación y a través de la lectura de partituras con diversas formas de notación.

Creación

Improvisación con la guitarra.

Organización de un concierto escolar.

Creación de una coreografía en grupo.

Composición y transcripción de una canción de moda.

Sensibilidad estética frente a nuevas propuestas musicales, valorando los elementos creativos
e innovadores de las mismas.

La música en la cultura y en la sociedad

El verano como inspiración de los compositores de música culta.

Géneros musicales de la cultura occidental: la zarzuela y la ópera.

La música en directo: actuaciones musicales
y conciertos.

La música en la actualidad: el consumo de música en la sociedad actual y la música difundida en los medios de comunicación. Pluralidad de estilos en la música contemporánea.

Festivales de la canción, giras y conciertos de verano.


Competencias básicas

1. Competencia en comunicación lingüística (págs. 101, 106 y 107).

5. Competencia social y ciudadana (págs. 100, 105, 106, 108, 109 y 110).

6. Competencia cultural y artística (págs. 102, 104, 105, 106, 107, 110 y 111).

7. Competencia para aprender a aprender (págs. 103, 108, 109 y 110).


Criterios de evaluación

Utilizar, de forma autónoma y creativa, los aspectos básicos del lenguaje musical ya conocidos.

Elaborar juicios personales sobre los usos sociales de la música.

Escuchar en silencio obras musicales importantes, reconociendo las intenciones y funciones que tienen.

Reconocer y valorar distintas manifestaciones de la música en los medios de comunicación.

 
< Anterior   Siguiente >
Copyright © 2007 by Maribel del R�o Carbonell